Lubricantes

El litio a precio de ‘locura’, ¿existe alguna alternativa?

Hace unos meses Elon Musk, CEO de Tesla, escribía en Twitter: “¡El precio del litio ha llegado a niveles de locura!”. En este mismo tweet indicaba que este incremento del coste del litio no es producto de la escasez del elemento en sí, hay existencias en el planeta, sino a la ralentización del ritmo de extracción y refinamiento de este.

La preocupación por la disponibilidad final de suministros adecuados de litio está llevando a compañías como Tesla a considerar la posibilidad de crear su propia empresa minera, dada la escalada del precio.

Si revisamos el histórico de la última década, el coste del litio se ha disparado notablemente. Si en el año 2012, la tonelada costaba 4.202€, en 2022 alcanza los 73.696€. Una subida exponencial que está impactando en diferentes sectores industriales, entre los que se encuentra el de los lubricantes.

La carencia de litio está afectando a la producción de las grasas de litio y litio complejo, con el consecuente incremento del precio. Todo hace indicar que continuará la tendencia al alza y, además, habrá problemas para el suministro del producto.

grasa de litio complejo sintetico

Fuente de la imagen: freepik

Alternativas a las grasas de litio o litio complejo

Ante este panorama, ¿qué soluciones hay? Esta situación impulsará cambios en los espesantes a suministrar. Desde mi punto de vista, la industria dependiente de este tipo de grasas industriales deberá tener en cuenta otras alternativas que existen en el mercado.

En este sentido, pienso que el sulfonato de calcio tiene que dar un paso al frente. Estas grasas tienen propiedades inherentes contra la extrema presión y el desgaste gracias al calcio. Igualmente, los sulfonatos aportan importantes propiedades naturales contra la oxidación, mientras que las grasas de litio complejo necesitan de antioxidantes y otros aditivos para conseguir estas propiedades endógenas del sulfonato de calcio.

Se trata de una grasa que cuenta con una excelente resistencia al agua y no se degrada con su presencia, mientras que las grasas de litio complejo necesitan de aditivos de adherencia porque tienden a degradarse rápidamente al contacto con el agua.

Estas propiedades, combinadas con el hecho de que se puede formular para su uso en aplicaciones H-1 (grado alimentario), la convierten en una alternativa atractiva a otras grasas. Está indicada para aplicaciones de la industria pesada (plantas cementeras, siderurgia, o acero, entre otras), agroalimentaria, fabricación del papel, obra pública, transporte, agricultura y marina.

grasa de sulfonato de calcio

¿Qué ventajas ofrecen las grasas de sulfonato de calcio?

Además, las grasas de sulfonato de calcio son compatibles con las de litio y litio complejo, al tiempo que añaden más ventajas al ser de alto desempeño, tales como:

  • Las propiedades naturales del calcio aportan mejores características de extrema presión (EP), frente a las grasas con jabón de litio o litio complejo. La capacidad EP es muy superior a otras grasas, lo que la convierte en idónea para su empleo en rodamientos con fuertes cargas.
  • Mejora la capacidad anticorrosiva (sulfonato) con respecto a otros jabones espesantes.
  • En presencia de agua, incluido aguas agresivas-ácidas, la capacidad de sello es muy importante. Esto la convierte en una grasa indispensable en entornos húmedos, marinos y en general agresivos gracias a su comportamiento sellante y su capacidad de protección anticorrosiva.
  • Mejor comportamiento a altas temperaturas, dado su punto de gota.
  • Buena compatibilidad con otros jabones.

Como podemos ver, existen otras opciones que pueden ayudar a muchos sectores industriales a hacer frente al problema derivado de la falta de litio. Todo apunta a que no se vislumbra una solución a corto plazo o, al menos, eso parece si tenemos en cuenta declaraciones, como la que hace unos días leí en Bloomberg.com.

Chris Ellison, director general de Mineral Resources Ltd., proveedor de materias primas de litio con proyectos en Australia, reconocía que “en estos momentos tenemos un déficit de oferta y parece que va a seguir así hasta, al menos, 2030”.

Para muchas empresas, el precio de las grasas de sulfonato de calcio ha sido un hándicap a la hora de decidirse por este u otro producto. Normalmente han estado entre un 30-40% más caras que las de litio, pero ahora cuestan prácticamente lo mismo. 

Ante el panorama actual, creo que sería bueno reconsiderar esta posición y poner en valor los pros que ofrecen estos lubricantes: admiten su uso en más tipos de industria, sus características le otorgan más ventajas que las grasas de litio o litio complejo y su coste no está sufriendo un incremento tan desorbitado. ¿Puede ser esta una buena solución? Creo que sí. Veremos.

Fuente de la imagen de portada: freepik  

Noticias relacionadas